Utilidades de desinfección a fondo de pisos

La limpieza de los filtros en las campanas no metálicas
Los filtros de las campanas extractoras que no sean de aluminio son los más fáciles de limpiar. De hecho, el proceso tan solo se efectúa en cuatro sencillos pasos de servicio de limpieza:

Filtros fuera: lo primero de todo es sacar los filtros que estén sucios de la campana.
Quitar grasa: una vez se han retirado los filtros, el siguiente paso que se debe dar es aplicar un producto para eliminar la grasa en la zona de colocación de los filtros y dejarlo actuar unos minutos o bien el tiempo que se especifique en las instrucciones del quitagrasa que apliquemos.
Frotar: pasado el tiempo de acción del quitagrasas toca retirarlo. Lo más habitual es no tener que rascar porque el producto va a haber removido toda la grasa. Sin embargo, si existe alguna zona en la que haya mayor acumulación, igual hay que frotar un poco con la ayuda de un estropajo.
Secar: una vez todo está libre de grasa, ya solo queda aclarar bien todo para que no quede ningún resto de producto y secar bien a fin de que no haya agua que pueda caer cuando estemos cocinando y se genere algún accidente.
Todo el proceso se finaliza con la colocación de los filtros. Como ves es sencillo, mas todavía lo es más si lo realizas de forma periódica y no permites que se acumule la suciedad. En estos casos, va a ser suficiente con retirar los filtros y lavar con agua y jabón la zona.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *